Finalmente la sesión ha cerrado en unos niveles muy similares a los de la apertura después de que los datos de desempleo no hayan sido capaces de apuntalar un grado sólido de recuperación de la economía estadounidense. La semana, no obstante, nos ha dejado máximos históricos en el S&P 500, que ha conseguido tocar los 1.700 puntos por primera vez en su historia. En estos momentos, el S&P 500 sube un 0,16%, el Dow Jones 0,19% y el Nasdaq un 0,38%.
 
Prácticamente sin cambios. Los inversores han preferido no posicionarse en la renta variable y dejar para este primer viernes de agosto movimientos que consolidan los máximos que se han alcanzado durante la semana. Sobre todo después de que unos datos de desempleo confusos hayan despistado a los inversores.

En concreto, hoy hemos sabido que la tasa de paro cayó hasta el 7,4% en julio, cuando se esperaba que quedase en el 7,5%. Se trata de la cifra más baja en los últimos cuatro años. Con todo, las cifras no acaban de apuntalar una recuperación económica, ya que se crearon sólo 162.000 empleos durante el mes pasado, una cifra por debajo de lo que esperaban los expertos. (Ver noticia)

Los expertos creen que estos datos no son suficientes como para que la Reserva Federal comience con el tapering el mes que viene, que es lo que barajaban hasta hoy la mayor parte de los economistas. (Ver noticia)

Esta misma semana la autoridad monetaria ha dicho que seguirá con su política de compra de activos y que implica la adquisición de bonos por un importe de 85.000 millones de dólares al mes.

También se ha conocido el dato de confianza de los consumidores que creció un 0,5% en junio desde el 0,2% del mes anterior, en línea con las previsiones de los expertos.

En el terreno empresarial American International Group ya ha presentado unos resultados mejor de lo esperados y ha anunciado que pagará dividendo por primera vez desde que fue rescatada en 2008. 

Por otro lado, los pedidos realizados a las fábricas de Estados Unidos subieron en junio un 1,5%, apuntando a una mayor estabilización en la fabricación que puede ayudar a sostener el crecimiento del segundo semestre del año. 

En el terreno empresarial, la tercera petrolera de Estados Unidos, Chevron, ha publicado que el beneficio del segundo trimestre cayó un 25% hasta 5.365 millones de dólares. La caída, igual que pasó ayer con Exxon Mobil, se ha producido por el descenso de la demanda y los márgenes del refino. Además, la propia compañía apunta la dificultad de repetir un resultado inusualmente alto del ejercicio anterior.

Mientras tanto, Linkedin ha vivido una jornada de fuertes subidas tras los resultados conocidos ayer. Facebook cierra una jornada muy cerca de lo 38 dólares por acción, de nuevo.

Donde seguimos viendo movimientos es en la rentabilidad del bono a 10 años, que comenzaba la sesión con sbidas y tras los datos de paro ha cerrado con una caída de más de un 4%, en torno al 2,60% ante la posibilidad de que el tapering se retrase. El oro se mantiene en 1.300 dólares la onza. (Ver: el oro podría llegar a los 1.000 dólares, según Jim Rogers)

También cae el precio del petróleo, que sigue por encima de los 107 dólares por barril-. Los datos de paro también han cambiado la tendencia del par EURUSD y vuelve a decantarse a favor de la divisa europea hasta  1,3283.

El equipo de análisis de Estrategias de Inversión ha actualizado su cartera, ante estos cambios (Ver: Cartera de trading. Actualización de niveles y posiciones