Los inversores parecen haberse ido de fin de semana antes de tiempo. Las caídas se suceden en Wall Street desde el inicio de sesión. El dato de PIB, que refleja una mejora de la economía estadounidense, no ha sido suficiente cebo para atraer dinero al parqué. Tras el pistoletazo de salida, el Dow Jones se sitúa en los 10.324 puntos, subiendo un ligero 0,03%, mientras que el Nasdaq cede un 0,14% y el S&P 500 un 0,01%.
Por fin, el crecimiento económico en EE.UU. se ha acelerado. Durante el último cuarto del 2009 el producto interno bruto creció hasta 5,9%, la mayor subida desde hace 6 años. Esto supera las expectativas del gobierno americano que fijaba el dato en el 5,9% y del mercado. La lectura negativa viene porque dos terceras partes del crecimiento se debieron a cambios en los stocks, no en las ventas finales.

Después de esta apertura, se conocerán la confianza del consumidor, la venta de casas de segunda mano y el PMI de Chicago, que condimentarán la ensalada macro estadounidense de hoy.

En el lado micro, las presentaciones de resultados siguen siendo las protagonistas. Ayer de madrugada Gap publicó sus cuentas trimestrales que reflejaron un aumento considerable de los beneficios. En total, entre octubre y diciembre del 2009 la cadena de ropa estadounidense se embolsó un 45% más que el año anterior, lo que viene a reflejar una reactivación del consumo familiar. Ante estos buenos resultados, Gap aumentará su dividendo anual un 18% hasta los 0,40 dólares por acción. y recomprará 1.000 millones de acciones. Hoy los inversores premian estas gratas noticias alzando el valor un 4,51%.

AIG también desfiló hoy por la pasarela de resultados pero ataviada con cuentas menos atractivas. La aseguradora perdió durante el último trimestre del año 8.870 millones de dólares, una cifra muy por debajo de la registrada en 2008, cuando perdió 61.700 millones. AIG tuvo que ser rescata por el Gobierno, que actualmente posee un 80% de la compañía, pero sigue cojeando, sobre todo, por la parte de su división General Insurance. Y, porque es mejor prevenir que curar más heridas, AIG ha reforzado sus reservas hasta los 2.300 millones de dólares. Este viernes sus títulos ya caen ya un 8% pocos minutos después de la apertura del mercado.

Parece que la financiera  JP Morgan pretende extender su negocio por los países emergentes ya que está negociando adquirir una participación minoritaria en el fondo empresarial brasileño Gavea Investimentos. Tras conocerse estos planes sube un 1,01%.