El parqué neoyorkino culmina la semana vestido de rojo. El Dow Jones bajó un 0,96% hasta los 11.934,58 puntos. El tecnológico Nasdaq culminó con una caída del 1,26% a 2.652,89 puntos, mientras que el S&P 500 redujo cotización un 1,17% hasta los 1.268,45. El precio de la onza de oro cayó hasta los 1.500,40 dólares. Sin embargo, el precio del barril de crudo aumentó hasta 91,16 billetes verdes. En el mercado de divisas, un euro se cambia por 1,4182 dólares. 

Entre las noticias más destacas de la jornada, Chrysler prepara un coche que incremente la participación de Fiat. Chrysler Group piensa comenzar la producción de prueba de su coche, de pequeñas dimensiones, en la segunda mitad de este año, para activar los requerimientos del gobierno de Estados Unidos para incrementar la participación de Fiat, la sexta automovilística del mundo. La italiana está consolidando su control sobre Chrysler. La automotriz está comprando la participación final al Departamento del Tesoro de Estados Unidos del fabricante estadounidense. Fiat cerró en Milán con pérdidas, cayendo un 1,16% hasta 5,12 euros.

La Comisión Federal de Comercio estadounidense investiga a Google. El propietario del motor de búsqueda más popular del mundo, declaró que la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC, por sus siglas en inglés) ha iniciado una revisión de las prácticas empresariales de la compañía. Tras el cierre bursátil, Google se rebasló por el Nasdaq, patinando un 1,11% a 474,88 dólares.

Asimismo, Alcoa consiguió un contrato de 1.000 millones de dólares. El productor de aluminio ha anunciado este viernes que había obtenido un acuerdo valorado en mil millones de dólares para suministrar este metal a los aviones comerciales de Airbus. Alcoa bajó su cotización en un 0,33% dejando el precio de la acción en 15,23 billetes verdes.

Apple vuelve a la carga contra Samsung. La compañía presentó una demanda de patente contra Samsung Electronics en Corea del Sur, aumentando la disputa legal entre las dos empresas sobre los diseños y tecnologías utilizadas en sus dispositivos más vendidos. En Nueva York, la propietaria del iPhone sufrió unas pérdidas del 1,47% hasta 326,35 dólares.