A falta de noticias jugosas, el protagonista de ha sido el Nasdaq, y no por nada bueno. A las 12.14 –hora local-, se suspendía la negociación de todos sus valores por un problema informático. Finalmente ha estado tres horas sin negociación. El S&P 500 cierra con un alza del 0,86%, el Dow Jones se apreciaba un 0,44% % y el Nasdaq ha cerrado con subidas del 1,08%. Por otro lado, todavía no se ha conocido ninguna noticia sobre la reunión de Jackson Hole. 
Los expertos destacan que, a pesar del trastorno ocasionado, ya que en el Nasdaq cotizan más de 2.700 compañías, ha sido el día en el que menos daño se ha hecho, debido al bajo volumen de negociación en una jornada eminentemente vacacional también en Estados Unidos.

La sesión había comenzado en positivo, poniendo fin así a una racha de incertidumbre provocada por la cercanía del tapering. Aunque hoy el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher ha insistido en que la economía americana no sufrirá cuando comience la retirada de estímulos.

En una entrevista con Bloomberg, Fisher ha dicho que “en su opinión”, el tapering podría comenzar en septiembre, aunque ha recordado que se trata de una decisión que tomarán los 19 miembros del comité de la FED.

La sesión ha estado animada por los buenos datos que muestran que la Eurozona podría estar abandonando la recesión y de manufacturas en China daban a los inversores las herramientas suficientes como para enfrentarse a una jornada de ganancias.

Por si fuera poco, los datos macroeconómicos estadounidenses no hacían sino confirmar que la economía está comenzando a despegar. La pasada semana las personas que solicitaron subsidios de desempleo aumentaron en 13.000 con respecto a la anterior. En total, las peticiones iniciales ascendieron a 323.000. Lo positivo es que la media de 4 semanas ha caído hasta mínimos de cinco años al descender la media hasta 300.500 personas. (noticia)

Durante la jornada también hemos sabido que los precios de la vivienda siguen aumentando, en concreto un 0,7%, más de lo que esperaba al mercado, con lo que se refuerza la idea de recuperación de un sector crucial para la economía.

Sin embargo preocupa la evolución del comercio minorista. Cada vez son más las empresas del sector minorista de la moda las que están presentando unos resultados que no están gustando nada al mercado.

Si ayer era American Eagle la que decepcionaba, hoy le ha tocado el turno a Abercrombie, que se desploma en la bolsa y ha llegado a perder más de un 21% en bolsa tras unas cuentas del segundo trimestre muy por debajo de lo que habían estimado los expertos. La compañía ganó 16 centavos por acción. (Ver noticia).

Tampoco han gustado las cifras de la cadena Sears, que ha profundizado sus pérdidas y cuyos títulos se encuentran inmersos en una fase bajista, según los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión.

Habrá que estar pendientes de las noticias que lleguen de Apple en los próximos días, ya que Carl Icahn aseguraba hoy en su cuenta de Twitter que se reunirá con Tim Cook en septiembre para discutir un posible programa de recompra de acciones.

En este contexto, la rentabilidad del bono a 10 años sigue su escalada y sube un 1,6% hasta colocarse en el 2,9%, en niveles máximos de dos años.

Por su parte el oro se revaloriza hasta situarse en el nivel de 1.375 dólares la onza y el petróleo se queda en el 105 dólares el barril.

El EURUSD se mantiene prácticamente impasible en la zona de 1,3358