Wall Street abre en color mixto en medio de señales de un repunte en la economía de China y en medio de un aluvión de cuentas empresariales que dejan distinto sabor de boca. El S&P 500 sube un 0,57% y el Dow Jones un 0,03% hasta los 13.599 puntos, mientras el Nasdaq cede un 0,21%, arrastrado principalmente por Intel tras las malas cuentas presentadas. En el mercado de divisas, el euro-dólar cotiza en 1,337 unidades.

Las bolsas de Asia subieron después de que China publicara unas cifras de crecimiento más fuertes de lo esperado. Su PIB se expandió un 7,9% en los últimos tres meses del 2012.

No obstante, los inversores siguen teniendo en el centro de sus miradas los resultados empresariales.

Antes de la apertura ya ha rendido cuentas General Electric. La compañía considerada el corazón empresarial de EEUU, obtuvo en 2012 un beneficio neto atribuido de 13.641 millones de dólares, un 3,6% menos que un año antes, pero superó expectativas y se mostró positiva con respecto al futuro. Sus acciones suben un 2%.

Morgan Stanley, por su parte, reportó unas ganancias de 573 millones de dólares, ó 0,28 dólares por acción, en el cuarto trimestre, frente a una pérdida de 222 millones de dólares, ó 0,13 dólares por papel, de un año antes. Sus títulos suben un 0,36%.

En el cuarto trimestre de 2012 Schlumberger obtuvo unos ingresos de 11.170 millones de dólares, frente a los 10.300 millones de dólares para el mismo trimestre del año anterior. Además, ha anunciado un incremento del dividendo trimestral del 13,6%. No obstante, la acción cotiza con subidas del 0,85%.
Esta semana han desfilado por la pasarela de presentación de resultados la mayoría de los grandes bancos. JPMorgan Chase y Goldman Sachs emitieron superaron las expectativas, mientras que los inversores se sintieron decepcionados con Citigroup y Bank of America.

Intel cae un 6,39% después de que el fabricante de chips declarara que sus ganancias cayeron un 27% respecto a un año atrás.

Capital One también se desploma un 7,53% después de que la firma financiera reportó ganancias trimestrales que no alcanzaron las expectativas. AT & T cae más de un 1% en las operaciones electrónicas tras el anuncio por parte de la empresa de que se asumirá un cargo de 10.000 millones en el cuarto trimestre en relación con su plan de pensiones.

Los inversores también seguirán de cerca los problemas en curso a Boeing, que ha estado en el candelero esta semana debido a problemas con su nuevo modelo 787 Dreamliner. Hoy cede un 0,35%.

En materia económica, la Universidad de Michigan publicará su índice de confianza del consumidor.