Un juzgado de bancarrota de Estados Unidos ordenó la entrega a General Motors (GM) de 15.000 millones de dólares para auxiliar a la empresa automovilística, que se declaró en bancarrota. Esa suma es parte de un total de 33.300 millones prometidos por el gobierno de EEUU para la reestructuración de la empresa.
El juez Robert Gerber indicó que General Motors podrá disponer de los 15.000 millones en el curso de las próximas tres semanas.

Añadió que también aprobó de manera provisional los 33.300 millones y que la decisión final sobre esa aprobación se anunciará el 25 de junio.

En una de las mayores bancarrotas en la historia del país y para protegerse de sus deudores, GM se acogió al Capítulo 11 de quiebras ante un tribunal de Nueva York.

La empresa señaló que tiene 172.810 millones de dólares en deuda y que sus activos ascienden a 82.290 millones.

La empresa ya ha recibido asistencias del Gobierno de EEUU por un total de 20.000 millones en préstamos con bajo interés.

El juez dijo que la liquidación de la empresa ocurrirá el 30 de junio, que las objeciones deberán presentarse el 19 de junio y que las ofertas tienen como límite de presentación el 22 de junio.

En el marco del plan de reestructuración, el gobierno de EEUU adquirirá una participación del 60% en la empresa.