La Comisión Europea está todavía esperando detalles del plan de ayuda alemán para Adam Opel GmbH, la maltrecha filial de General Motors Co., antes de poder decidir si se ajuste a las normas comunitarias. "Hasta que las autoridades alemanas no nos digan cuánto dinero van a dar y cómo la van a dar, no podemos empezar a analizar el plan", dijo Jonathan Todd, portavoz de competencia de la Comisión.