UBS, uno de los bancos más castigados en la crisis crediticia, planea comenzar a emitir bonos cubiertos, con lo que se convertirá en la primera entidad suiza que recurre a este instrumento financiero que permite lograr financiación en términos atractivos. Antes de la crisis de los mercados financieros, la ventaja en coste de un bono garantizado frente a uno sin garantizar era poca en el caso de las instituciones financieras con notas elevadas. Pero en los últimos dos años, los costes de financiación a largo plazo de los bancos han aumentado, mucho en algunos casos, lo que ha añadido atractivo a los bonos cubiertos como fuentes de financiación a medio y largo plazo.