El banco suizo UBS necesitará un periodo de entre "dos y tres años" para recuperar su credibilidad tras las severas pérdidas sufridas por la entidad a raíz de la crisis hipotecaria, que con alrededor de 37.000 millones de dólares (23.205 millones de euros) le convierten en el principal damnificado de las turbulencias financieras, según ha admitido hoy el que será el nuevo presidente del banco, Peter Kurer.