UBS ha anunciado el fin de una operación de venta de activos valorados en 15.000 millones de dólares (unos 9.600 millones de euros) en el sector inmobiliario de Estados Unidos, causante de la mayor crisis que ha conocido el primer banco de Suiza en sus diez años de historia. Esos activos han sido transferidos al grupo estadounidense de gestión financiera Blackrock, con lo que ha logrado reducir notablemente su exposición al sector de hipotecas de alto riesgo en EEUU. Esta operación, que había sido anunciada el pasado día 6, representa para el banco una etapa fundamental en la reducción de su riesgo en esa categoría de activos, señaló su consejero delegado, Marcel Rohner, mediante un comunicado.
"Continuaremos gestionando los riesgos heredados del pasado de manera flexible e innovadora, al tiempo que defendemos lo mejor posible los intereses de nuestros accionistas", agregó el directivo. UBS ha otorgado a Blackrock un crédito de 11.250 millones de dólares para que ésta adquiera el paquete de títulos de riesgo, mientras que el importe restante lo ha obtenido de sus inversionistas, explicó el banco helvético. El mercado bursátil recibió con prudente optimismo este anuncio. Las acciones de UBS subían el 0,50% a las 09.05 hora local (07.05 GMT) en la Bolsa de Valores de Zúrich.