UBS ha fijado los términos de su ampliación de capital de 15.970 millones de francos suizos (15.500 millones de dólares) con un fuerte descuento respecto al actual precio de la acción, lo que refleja que el banco suizo sigue siendo poco atractivo para los inversores debido a su exposición al mercado de créditos de alto riesgo. UBS explica que venderá sus nuevas acciones a un precio de 21 francos suizos por acción, lo que supone un 31% menos que el precio de 30,64 francos suizos que tenían las acciones al cierre del miércoles. Los accionistas recibirán un derecho de subscripción por cada acción que posean, y la posesión de 20 derechos autoriza al accionista a comprar siete acciones nuevas.
La ampliación de capital está garantizada en su totalidad por cuatro grandes bancos -Goldman Sachs, JP Morgan Chase & Co, Morgan Stanley y BNP Paribas, con lo que totalmente seguro que ubs vaya a obtener los fondos busca. Aun así, el descuento es embarazoso para el gigante suizo, que busca restablecer la confianza de los accionistas tras las colosales depreciaciones de activos de más de 37.000 millones de dólares que ha registrado. El miércoles, UBS finalizó la venta de 15.000 millones de dólares en activos de alto riesgo y Alt-A al fondo estadounidense BlackRock Inc, en el marco de su esfuerzo por reducir la exposición a las títulizaciones hipotecarias. La perspectiva del banco suizo para los próximos trimestres continúa, sin embargo, sombría principalmente debido a que sigue controlando una importante cartera de activos de riesgo. La ampliación de capital, cuyos términos han sido desvelados hoy, representa la segunda gran inyección de fondos que realiza UBS en unos meses, después de que el fondo GIC de Singapur y un inversor de Oriente Próximo inyectaran 13.000 millones de francos suizos en el banco. Los derechos de suscripción para el aumento de capital de UBS son negociables.