El gigante bancario suizo UBS ha anunciado pérdidas en el primer trimestre por valor de 11.535 millones de francos suizos (7.075 millones de euros, 10.972 millones de dólares) vinculadas a los créditos inmobiliarios estadounidenses de alto riesgo (subprime). Este resultado negativo contrasta con el beneficio de 3.300 millones de francos suizos que el primer banco helvético registró en la misma fecha el año pasado. Sin embargo la pérdida es ligeramente inferior a la prevista por el banco el 1 de abril, cuando anunció un retroceso de 12.000 millones de francos suizos. Por otro lado, UBS ha anunciado que ha llegado a un acuerdo para vender activos hipotecarios por un valor de 15.000 millones de dólares al gestor de fondos estadounidense Blackrock y el despido de 5.500 trabajadores.
UBS registró asimismo un reflujo neto de dinero nuevo de 12.800 millones, contra entradas de 52.800 millones en el primer trimestre de 2007, precisó la entidad en un comunicado. Para hacer frente a esta situación, el banco anunció la supresión de 2.600 empleos en el banco de inversiones. En 2009, el gigante bancario suizo empleará a 5.500 personas menos que actualmente, subraya. El banco UBS, el más afectado a nivel mundial por la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos, confirmó hoy que perdió 11.535 millones de francos (unos 7.070 millones de euros) en el primer trimestre del año. El mayor establecimiento bancario de Suiza y primer gestor de fortunas del mundo había adelantado el pasado 1 de abril que sus pérdidas entre enero y marzo se situarían en torno a los 12.000 millones de francos. En un comunicado, UBS advierte de que si las condiciones del mercado no mejoran tendrá que recortar unos 5.500 puestos hasta mediados de 2009. La plantilla total de UBS supera actualmente los 80.000 trabajadores. Venta de activos Por otro lado, UBS ha anunciado que ha llegado a un acuerdo para vender activos hipotecarios por un valor de 15.000 millones de dólares al gestor de fondos estadounidense Blackrock, dentro de los esfuerzos del banco suizo por reducir sus participaciones relacionadas con las subprimas. Los activos, la mayoría relacionados con préstamos de riesgo intermedio o "Alt-A", serán apartados en un nuevo fondo de activos que será gestionado por Blackrock