El presidente del BCE, Jean Claude Trichet, ha asegurado que la entidad que preside no contempla dar créditos directos a empresas. Además, ha dejado claro que las previsiones del BCE no sugieren una espiral deflacionista.