Telefónica y el operador Yoigo han acordado compartir sus infraestructuras de telefonía móvil en España para mejorar la calidad de sus servicios. Un acuerdo que permitirá a ambos operadores reducir costes de inversión en redes y sortear las dificultades de conseguir nuevos emplazamientos para sus antenas.
El nuevo pacto sustituye al firmado entre ambas compañías el pasado 1 de octubre de 2003, en el que establecían las bases para compartir infraestructuras, especialmente para facilitar el despliegue de la red UMTS de Yoigo. Yoigo, controlado por el operador nórdico Teliasonera es el cuarto y más joven operador de UMTS en España, con unos 100.000 clientes a finales de marzo, mientras que Telefónica contaba con 21,7 millones de abonados en esas fechas. El contrato que ahora se ha firmado tendrá una vigencia de cinco 5 años prorrogables y podría alcanzar un volumen significativo de emplazamientos en función de su desarrollo operativo, añadieron las compañías.