El Ibex 35 abre con retrocesos, tras el débil comportamiento de Wall Street anoche y de los mercados asiáticos de madrugada. El selectivo del contínio se deja un 0,20 por ciento y se coloca en los 14.755 puntos, arrastrado por Ferrovial y la operadora Telefónica. La renta variable española parece digerir las últimas subidas con la vista puesta en la reunión del BCE – se espera que mantenga los tipos en el 4 por ciento- y a la espera de conocer mañana el dato de creación de empleo en septiembre en EE.UU. Las ventas se apoderan también del resto de plazas europeas, en un día con el euro ligeramente por encima de los 1,41 dólares.
Compás de espera ante las dos citas clave que quedan esta semana. De la de este jueves, de la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, los analistas no esperan cambios. Prevén que el precio del dinero en la Eurozona siga en el 4 por ciento, pero habrá que estar muy atentos a las “pistas” que pueda dar Jean Claude Trichet de cara a aventurar la política de tipos en el futuro. Entre tanto y con la vista puesta también en el dato de empleo de EE.UU de mañana, los inversores optan por mantener la prudencia y actuar con cautela. De este modo, llegan las ventas, pero son ventas moderadas, sin excesos, con Ferrovial a la cabeza. La constructora corrige parte de los repuntes de la última jornada, después de reconocer que las tarifas aeroportuarias propuestas para su filial BAA ponen en riesgo su plan de refinanciación de deuda. Otras constructoras como ACS, FCC o Acciona se colocan entre los peores del día, al ceder todos ellos más de un 1 por ciento. Pero, los números rojos del Ibex tienen más que ver con el mal tono de Telefónica.