Telefónica sin tener en cuenta impactos de carácter excepcional como el ajuste realizado por Telco, holding en el que participa con un 46%, del valor contable de su participación en Telecom Italia y la amortización de fondos de comercio, el beneficio neto habría ascendido a 1.284 millones de euros.

En concreto, el saneamiento en Telecom Italia le ha supuesto a Telefónica un impacto de 482 millones de euros brutos --unos 337 millones netos--, mientras que el impacto de la amortización de fondos de comercio ascendió a 262 millones de euros brutos --unos 199 millones de euros netos.

Los ingresos de la multinacional española ascendieron a 15.511 millones de euros en los tres primeros meses del ejercicio, lo que representa un 0,5% más.

La firma presidida por César Alierta obtuvo un resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) de 5.081 millones de euros, lo que representa una caída del 8,8%, mientras que el resultado operativo (OI) se sitúo en los 2.511 millones de euros, un 17,8% menos.