Telefónica obtuvo durante el primer trimestre un beneficio atribuible de 748 millones de euros, lo que supone un del 53,9% menos respecto al mismo periodo del año anterior.

Telefónica sin tener en cuenta impactos de carácter excepcional como el ajuste realizado por Telco, holding en el que participa con un 46%, del valor contable de su participación en Telecom Italia y la amortización de fondos de comercio, el beneficio neto habría ascendido a 1.284 millones de euros.

En concreto, el saneamiento en Telecom Italia le ha supuesto a Telefónica un impacto de 482 millones de euros brutos --unos 337 millones netos--, mientras que el impacto de la amortización de fondos de comercio ascendió a 262 millones de euros brutos --unos 199 millones de euros netos.

Los ingresos de la multinacional española ascendieron a 15.511 millones de euros en los tres primeros meses del ejercicio, lo que representa un 0,5% más.

La firma presidida por César Alierta obtuvo un resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) de 5.081 millones de euros, lo que representa una caída del 8,8%, mientras que el resultado operativo (OI) se sitúo en los 2.511 millones de euros, un 17,8% menos.