El consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, destacó hoy en el XXIII encuentro de las telecomunicaciones celebrado en la Universidad Internacional de Menéndez Pelayo (UIMP) la necesidad de emprender un cambio en la actual política de telecomunicaciones europea, así como en el marco regulatorio del sector.
"La Comisión Europea está finalizando su mandato actual, con lo que existe una oportunidad única para que se renueve la política de telecomunicaciones en beneficio de ciertas prioridades y objetivos", explicó Linares. Para el directivo, si bien la crisis repercute en todos los sectores, el de las telecomunicaciones es el menos afectado. "La salud de nuestro sector contribuirá a la recuperación económica que todos esperamos", destacó Linares, quien añadió que espera que "lo que no ha conseguido la crisis no lo consiga la política impositiva".

En concreto, el consejero delegado de Telefónica recordó que la reciente regulación del 'roaming' y de las tarifas de terminación de llamadas móviles para el periodo 2007-2012 ha derivado en una caída de la inversión por parte de las operadoras. En concreto, Linares indicó que la nueva regulación de 'roaming' habría mermado en 6.000 millones de euros los ingresos totales del sector en la Unión Europea, mientras que el impacto negativo de las nuevas tarifas de terminación se cifra en unos 34.000 millones.

El directivo apuntó que la nueva política de telecomunicaciones debería promover la inversión y la innovación, y añadió que las instituciones europeas necesitan "fundamentar" sus líneas de actuación en un mercado europeo global apoyado en las TIC.