Las cadenas de supermercados sufren en muchos de sus establecimientos un nivel de desabastecimiento "importante" en su oferta de productos perecederos, al tener inmovilizado en torno a un 90% de los 6.000 vehículos que componen la flota de sus proveedores logísticos, informó hoy la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas). La patronal, que representa a 18.000 establecimientos que suman más del 50% de la superficie comercial de alimentación, advirtió de que el paro de los transportistas provocará pérdidas "considerables" al sector por la falta de servicio de los proveedores, las roturas de stock en tiendas y almacenes y por "el resto de daños que se están produciendo". Además, la protesta elevará los costes de personal, al no poder planificar los turnos de trabajo y los horarios de los trabajadores.
Desde que se iniciaron los paros, los asociados de Asedas --entre los que figuran Mercadona, Dinosol, El Árbol, Ahorramás y Condis-- sólo han podido mover el 10% de la flota de sus proveedores, y en la gran mayoría de los casos escoltados por las Fuerzas de Seguridad del Estado. Así, pese a que las empresas están realizando un "importante esfuerzo" para tratar de servir a los consumidores en condiciones "especialmente difíciles", actualmente existe en muchos de sus establecimientos desabastecimiento de productos perecederos. "Los diferentes proveedores tienen muchos problemas para llevar sus productos hasta las plataformas de distribución, al igual que nuestras compañías para trasladarlos desde allí a sus supermercados", explicó Asedas, que censuró que estos problemas no son consecuencia del paro, sino que "se deben a graves incidentes de orden público que provocan personas ajenas a la red de transporte y suministro". Según afirmó, estas alteraciones del orden público son protagonizadas por piquetes que utilizan la violencia, las coacciones y las amenazas para evitar que se pueda ejercer el derecho al trabajo y que los supermercados puedan servir a los consumidores los productos de primera necesidad. La patronal manifestó su rechazo a los actos de vandalismo y reclamó a las autoridades que adopten las medidas necesarias para evitar que los consumidores se vean perjudicados y que las empresas puedan ejercer con garantías de seguridad su derecho a trabajar. Problemas puntuales Por su parte, las grandes superficies insistieron hoy en que tienen género suficiente para atender la demanda de sus clientes, pero admitieron que, "puntualmente, y dependiendo de los sitios" puede faltar alguna referencia, especialmente en la categoría de productos frescos. "El abastecimiento de productos básicos está absolutamente garantizado", recalcaron a Europa Press en fuentes de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que agrupa, entre otras, a compañías como Carrefour, El Corte Inglés y Alcampo. Los grupos de distribución insisten en que están preparados para hacer frente al paro de los transportistas, al que se suma además el de la flota pesquera, teniendo en cuenta que ya habían previsto planes de contingencia y los mecanismos oportunos para evitar el desabastecimiento.