Fenadismer, Confedetrans y Antic, los convocantes del paro, han rechazado sumarse al acuerdo al que llegó anoche el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) con el Ministerio de Fomento y continuará sus movilizaciones. El presidente de Fenadismer, Julio Villaescusa, señaló en un receso de la reunión del CNTC con la Administración que no firmarán el documento acordado ayer hasta que no recoja el establecimiento de una tarifa mínima obligatoria. No obstante, Villaescusa reconoció que las medidas que contempla el acuerdo pueden servir para mejorar la situación del sector, pero, insistió en que no solucionan el principal problema al que se enfrentan en la actualidad.
Villaescusa quiso aclarar que, en contra de lo que dice el Gobierno, los transportistas movilizados representan más del 20% del sector, ya que en el CNTC participan muchas empresas que no son de transporte y sólo seis que sí lo son, y de ellas tres participan en la convocatoria del paro. En su opinión, "estamos asistiendo a un enfrentamiento" de una elite con pequeños transportistas que quiere seguir "abusando y especulando" y el Gobierno parece estar de su parte. Recordó que lo que reivindican los convocantes del paro es una medida que les permita cubrir los costes de explotación sin ganar nada. El presidente de Fenadismer hizo un llamamiento a los transportistas que secundan el paro a que se abstengan de llevar a cabo actos violentos y ha pedido que actúen mesuradamente y con serenidad, a pesar de la tensión que supone la situación que están viviendo. Agregó que los transportistas movilizados esperan, no obstante, que la racionalidad que corresponde al Gobierno y al sector se imponga y se pueda llegar a un acuerdo que satisfaga a todas las parte por el bien de la sociedad.