El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho este miércoles que el Gobierno va a garantizar el suministro de alimentos, combustible, medicamentos y componentes para el sector del automóvil, y ha asegurado que actuarán "con firmeza contra los piquetes" en el tercer día de huelga. El paro de dos patronales de transportistas ha provocado grandes atascos en las carreteras de acceso a las principales ciudades españolas, y se han producido dos graves incidentes: un piquetero atropellado en Mercagranada y un camionero herido grave en el incendio de su camión.
Además algunos establecimientos comerciales y gasolineras están teniendo dificultades para reponer existencias ante la afluencia de público y la industria del automóvil, una de las más importantes del país, ha advertido de que mañana podría paralizar prácticamente su actividad. Rubalcaba ha informado de que se han abierto todas las carreteras y que la colaboración con los Mossos d'Esquadra y las autoridades francesas ha permitido la apertura del paso fronterizo de La Jonquera, donde permanecían retenidos los camiones desde hace tres días. Los principales incidentes del miércoles tenían lugar en la A-I en Madrid, donde las fuerzas del orden detuvieron a 34 personas, que se suman a los 17 arrestos que se habían producido hasta las 8 de la mañana a causa de la huelga. "La huelga es un derecho constitucional, lo que no es un derecho es perjudicar la vida de los ciudadanos", ha afirmado el ministro en una comparecencia especial. "Vamos a seguir actuando con la máxima contundencia y firmeza contra los que quieran perturbar el orden público (...) sobre todo contra los piquetes", agregó. "Hay 25.000 policías y guardias civiles dispuestos a garantizar los derechos de los españoles". Fenadismer y Confetrans, que agrupan sobre todo a pequeñas y medianas empresas del transporte por carretera que Rubalcaba ha cifrado en un 20%, mantienen el paro al no estar de acuerdo con las medidas ofrecidas por el Gobierno y que aceptaron otras organizaciones, aunque siguen las negociaciones. "Lamentablemente en el documento de propuestas de la Administración sigue sin incluirse la medida principal reivindicada por las organizaciones convocantes del paro, el establecimiento de unos precios mínimos que permitan y garanticen a los transportistas cubrir los costes", ha dicho un comunicado de Fenadismer. Rubalcaba ha reconocido que "la gente se preocupa razonablemente" y por eso ha hecho acopio de comida y ha acudido a las gasolineras duplicando la demanda habitual, por lo que afirmó que están hablando con las distribuidoras y patronales de los cuatro sectores principales (alimentación, combustible, medicamentos y automóvil) para garantizar el suministro. Precisamente ANFAC, la patronal del automóvil, ha mostrado su "profunda preocupación por la situación actual" y alertó que de proseguir, el jueves "se llegaría a un paro total en las fábricas instaladas en nuestro país". El automóvil supone alrededor del 5% del PIB de España y emplea a unas 70.000 personas, según sus datos.