El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, dijo hoy que el impuesto extraordinario propuesto por Reino Unido y Francia sobre los bonus que los directivos bancarios han cobrado en 2009 podría ser discutido durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra este jueves en Bruselas. "Puede surgir en las discusiones de esta noche", explicó Reinfeldt a la entrada de la cumbre al ser preguntado por esta iniciativa, aunque precisó que no estaba seguro de ello. En todo caso, dejó claro que la propuesta del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, se refiere únicamente a los bonus cobrados en 2009.