Standard & Poor's (S&P) mantiene la calificación crediticia de la eléctrica Endesa, aunque podría rebajarla como consecuencia de la estrategia de inversiones y dividendos que lleven a cabo Enel y Acciona, sus principales accionistas. "Las calificaciones de Endesa reflejan la solvencia que tiene por sí sola, pero no se la puede considerar de forma aislada de Enel y Acciona", afirma la agencia de calificación. S&P mantiene la calificación crediticia a largo plazo de Endesa en "A-" (el máximo es "AAA") y a corto plazo, en "A-2" (el máximo es "A-1"). Asimismo, la perspectiva es "negativa", lo que implica que en el futuro podría rebajar las anteriores calificaciones. Las acciones de Endesa se dejan un 0,44 por ciento a las 10:51 horas y se colocan en los 31,95 euros, mientras que las de Acciona bajan un 1,04 por ciento hasta los 161,50 euros.