“Is it “the top?”, claman los analistas en Wall Street que han visto en los 1.400 puntos del S&P 500 un nivel difícil a batir en base a expectativas. Los futuros del índice neoyorquino pintan una situación lateral, prácticamente idéntica, y el consenso de analistas coincide: el recorrido está llegando a su fin, aunque “la tendencia de máximos y mínimos crecientes” refleja lo contrario. ¿Partió el tren o es tiempo de bajarse?

Una cosa es evidente…al S&P 500 le cuesta más la remontada en porcentajes absolutos por una cuestión de lógica. Aún así, su revalorización en lo que va de año se encuentra en el 13,8% del tecnológico Nasdaq Composite al 6,3% del Dow Jones de industriales. Él, incapaz de destacar hasta esta semana como es debido, se conforma con incrementar su tendencia un 9,8% en lo que llevamos de 2012 y, sobre todo, de superar los 1.400 puntos, psicológica más que otra cosa, pero que invita al optimismo.

S&P 500, NASDAQ, DJ (FUENTE: YAHOO FINANCE)
 
Ahora, eso sí, no se mueve de esta cota ni hacia arriba ni hacia abajo. “Tengo la sensación”, comenta Germán Fermo, en Serenity Markets, “de que el S&P está mostrando cierto nivel de fatiga”. Y tan en la cima está que hay quien, como Roberto Moro, de Apta Negocios, no duda en que el mercado americano “comience un proceso de corrección”, aunque recuerda, calma al obrero, no hay por qué asustarse si el índice “aguanta 1.340-1.325 puntos”, nivel que parece lejano siquiera a tantear por el momento.

En todo caso, los últimos datos macro en Estados Unidos reflejan que la economía del país tira hacia arriba con tal de evitar una ralentización. Son, por tanto, buenos, sí, pero ¿tanto? “No hubo tanta buena noticia”, dice Fermo, “para que el mercado volviese a intentar llegar a nuevos máximos”. De hecho, recuerda el experto, “el máximo de cierre del S&P para este año ha sido de 1.419,33”, no demasiado lejos del nivel actual y cuya ruptura determinaría el movimiento al alza, o “cuánto más optimismo”, como dice el analista, “le queda al mercado para las próximas semanas”.

S&P 500 (FUENTE BANIF) Soportes 1.360 1.335 Resistencias 1.390 1.422


¿Los osos están de vuelta?
James Haver, experto en el mercado americano, escribía este jueves en Mynyanville sus reticencias a una posible tendencia alcista del S&P500. “Soy reacio a gritar que estamos ‘en el top’,
ya que los recuentos de onda (de Elliot) a corto plazo son muy desordenados y realmente no hay una interpretación clara, pero hay una cierta evidencia de que hoy (jueves) se puede añadir cierta confianza hacia el punto de vista del oso”. Para ejemplo, dos puntos fundamentales en su análisis sobre el techo del índice estadounidense:

1. “Fin de la diagonal”. Asegura Haver que es muy complicado “anticiparse al techo exacto”, pero, siguiendo este esquema, “ellos suelen lanzar una onda al alza más de la que creemos”, en todo caso, “paciencia” puesto que se trata de “un proceso y no de un acontecimiento momentáneo”.

2. Llega la inseguridad. El experto se muestra indeciso puesto que los últimos movimientos del selectivo no descartan que, en caso de ruptura al alza, el S&P pudiera irse “corriendo hasta los 1.475/1.485 puntos”. De hecho, recuerda, “todos los analistas que no se basan en la Teoría de Elliot podrían interpretar los gráficos actuales como una tendencia disparada”. Esto eso, máximos y mínimos crecientes = tendencia alcista. En cualquier caso, dice Haver “es mejor desconfiar de aquellas predicciones que se muestran demasiado seguras” porque “la complacencia en el trading lleva al desastre”.
 

Y en este punto es donde comienza a forjarse la teoría de los bulls, de los toros. “I’m actually feeling relatively good” (“Me estoy sintiendo realmente bien”), asegura said Sam Stovall, analista jefe para Estados Unidos de S&P Capital IQ. “La Historia y la técnica apuntan a un movimiento al alza, sin embargo, economistas y fundamentales llevan a los inversores a ser cautelosos. Los 1.400 puntos son vistos como un nivel psicológico clave”.
 
“Esta vez es diferente”, versa un artículo de Yahoo Finance firmado por Matt Netson. “Al menos”, continúa el experto, “en esta ocasión se siente diferente tras la superación clave del nivel de 1.400 puntos”

No obstante, y a pesar de las ganancias y de tener asimismo al tecnológico Nasdaq por encima de los 3.000 puntos, Ken Polcari, manager director de ICAP, no cree que nadie “haya perdido el tren. De ninguna manera”, sobre todo, en el caso de los inversores a largo plazo, en cuyo caso, “llegará su momento en el plazo de un mes”, afirma. Y es que es mejor quizás sentarse y pensar en lugar de dejarse llevar por el optimismo de un S&P 500 por encima de los 1.400.

FUTUROS S&P 500, 12 DE AGOSTO (FUENTE: FOREXPROS) 

Desde el pasado 1 de junio, el selectivo estadounidense ha repuntado un 9% y para colmo basa sus ganancias en sectores defensivos, aparentemente menos dados a los movimientos del mercado sino al refugio. Stovall afirma que “cuatro de los cinco sectores con una mejor performance son defensivos, entre ellos, incluidos telecomunicacines, cuidado de salud, energía y bienes de consumo”.

Pero, ¿y en cuánto a las compañías? Es curioso cómo en España se habla de fuga de dividendos mientras en Estados Unidos Bloomberg aumenta las expectativas para algunas de ellas. Tres valores encabezan el ránking: Lincoln National Corporation, Monsanto Co. y News Corporation, cuyas cuentas fueron presentadas al cierre del mercado el pasado miércoles.

En lo que se refiere a compras para estos días, Karl Loomes, en The Montley Fool, recomienda apostar por tres compañías dentro del NYSE: Nokia, Aegon y Randgold Resources, en plena vorágine alcista. Veremos hasta cuándo.