El vicepresidente económico del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, defendió hoy que la subida de la tarifa eléctrica, que el Gobierno prevé acometer en los próximos meses, es necesaria para "no trasladar de forma indefinida los costes de la energía a los consumidores futuros" y por la necesidad de "reflejar en precios" las expectativas de encarecimiento del petróleo.
En respuesta a una pregunta del Grupo Popular en el Congreso, Solbes defendió, por otro lado, que "algo se está haciendo bien" para mantener el mismo diferencial de IPC con la zona euro e incluso reducirlo en comparación con el registrado durante los gobiernos del PP, en un contexto menos favorable. Así, precisó que actualmente "los precios de los alimentos son mucho más altos, los precios del petróleo también y los tipos de interés más caros" y que, en estas circunstancias, mantener el mismo tipo de diferencial, aunque el tipo total sea mayor, quiere decir que "algo se está haciendo bien". Por último, Solbes apuntó que el Gobierno está adoptando medidas "coherentes" y "consistentes" y, entre "lo que se puede" hacer, apostó por mejorar la oferta de productos de primera necesidad, suprimir de las medidas de restricción de producción a nivel comunitario, abrir la importación o aumentar las cuotas de producción en Europa. Por su parte, el diputado 'popular' Ramón Aguirre Rodríguez advirtió a Solbes de que el repunte del IPC no es "un episodio pasajero" e instó al Gobierno a tomar nuevas medidas para cambiar el rumbo de los "puntos calientes" de la economía: el encarecimiento de los alimentos, de la energía y de las hipotecas.