La economía española creció un 2,7% en el primer trimestre del año, ocho décimas menos que en el trimestre precedente (3,5%) y 1,4 puntos menos que en igual periodo de 2007 (4,1%), según el avance de publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En términos intertrimestrales, el PIB registró un crecimiento del 0,3%, cinco décimas por debajo del incremento registrado en el trimestre anterior y siete décimas inferior al logrado hace un año, cuando la economía española creció un 1% en tasa intertrimestral. Los datos definitivos coinciden con los arrojados por el avance publicado por el INE hace una semana.
La tasa interanual, del 2,7%, es una décima inferior a la prevista por el Banco de España, que pronosticó un crecimiento del 2,8% para el primer trimestre. El crecimiento interanual registrado en el primer trimestre del año es el más bajo desde el cuarto trimestre de 2002, cuando el PIB aumentó también un 2,7%. En cuanto al crecimiento intertrimestral, la cifra obtenida entre enero y marzo de este año (0,3%) es la más baja desde el tercer trimestre de 1995, cuando el PIB también creció un 0,3%. Continua la desaceleración Ante estos datos, el INE señala que la economía española prosigue la senda de desaceleración que inició en el segundo trimestre de 2007, aunque destaca que su crecimiento continúa siendo de los más elevados entre las economías europeas. El organismo estadístico atribuye la moderación en el ritmo de avance del PIB a la desaceleración de la demanda nacional, que redujo nueve décimas, hasta tres puntos, su aportación al crecimiento agregado. Ello se vio parcialmente compensado por una aportación menos negativa del sector exterior, que pasó de restar cuatro décimas a restar tres.