El vicepresidente segundo del Gobierno español, Pedro Solbes, reconoció el martes en Bruselas que, vistos los últimos indicadores económicos, la previsión de que la recuperación comenzaría en el segundo semestre de 2009 "está en entredicho". Solbes insistió, no obstante, en que todavía es pronto para sacar conclusiones sobre lo que sucederá a lo largo del año y consideró que "hay que seguir viendo lo que sucede tanto en el mundo como en Europa".
Para la economía española, el vicepresidente recalcó que el Gobierno mantiene su previsión de que el PIB caerá este año un 1,6% -frente a diversos organismos que esperan una contracción mayor, de hasta el 3%- y aseguró que ese cálculo ya toma en consideración "parte de los fenómenos que ahora estamos viendo".

El Eurogrupo -ministros de Finanzas de la zona del euro- y la Comisión Europea admitieron el lunes que por el momento no hay señales de que la economía europea haya tocado fondo y vaticinaron que, al contrario de lo estimado hasta ahora, la recuperación no se iniciará hasta 2010.

Por último, al ser preguntado sobre la posibilidad de que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, decida relevarle de su puesto en un hipotético cambio de Gobierno, el vicepresidente español se limitó a responder: "Pregúntele al señor Zapatero".