Solaria obtuvo un beneficio de 154.000 euros en el primer trimestre del año, un 97% menos que los 5,4 millones del mismo periodo del año anterior, pero espera cerrar 2010 con unas ventas de 200 millones de euros, más del doble de los 89 millones del conjunto de 2009.
En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía cifra en 10,9 millones las ventas trimestrales, un 78% menos que en el primer trimestre de 2009, y en 3,1 millones el beneficio bruto de explotación (Ebitda), un 70% menos.

La compañía trabaja en la actualidad en reducir la dependencia del mercado español, que sigue afectado por "incertidumbres regulatorias", señala Solaria, que espera reducir su peso de ventas en el país a menos del 25% en 2010.

Junto a esto, el grupo espera elevar del 14% al 15,5% el margen de Ebitda durante este año y alcanzar una producción de módulos de 130 MW. Además, invertirá 50 millones en generación para añadir entre 25 y 38 MW a su capacidad.

Estas iniciativas vendrán acompañadas de un aumento de la deuda financiera, que pasará de 47 millones de euros en diciembre de 2009 a 108 millones al cierre del presente ejercicio.