En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía cifra en 10,9 millones las ventas trimestrales, un 78% menos que en el primer trimestre de 2009, y en 3,1 millones el beneficio bruto de explotación (Ebitda), un 70% menos.

La compañía trabaja en la actualidad en reducir la dependencia del mercado español, que sigue afectado por "incertidumbres regulatorias", señala Solaria, que espera reducir su peso de ventas en el país a menos del 25% en 2010.

Junto a esto, el grupo espera elevar del 14% al 15,5% el margen de Ebitda durante este año y alcanzar una producción de módulos de 130 MW. Además, invertirá 50 millones en generación para añadir entre 25 y 38 MW a su capacidad.

Estas iniciativas vendrán acompañadas de un aumento de la deuda financiera, que pasará de 47 millones de euros en diciembre de 2009 a 108 millones al cierre del presente ejercicio.