El beneficio neto de Societe Generale cayó un 23% en el primer trimestre hasta 1.096 millones de euros, aunque esta cifra supera las expectativas del mercado. El banco se compromete además a seguir expandiendo su negocio en mercados con fuerte potencial a medida que se va recuperando de un reciente escándalo financiero que provocó un agujero en sus cuentas de casi 5.000 millones de euros. Las provisiones netas del periodo alcanzaron los 598 millones de euros, menos de lo que esperaban algunos expertos, mientras las depreciaciones en banca de inversión (1.179 millones) se vieron compensadas por resultados extraordinarios.