El sector energético español se ha visto favorecido recientemente por las condiciones naturales que presenta el territorio nacional, por la capacidad de eólica en el Norte (gozando de una amplia implementación en territorios como Galicia), y por la exposición solar del territorio español, que supera en gran medida la media del Continente.
En vista de las actuales regulaciones y una opinión pública cada vez más contraria a la implementación de energías no renovables, existe un gran interés social en la implementación de estos sistemas que quizás no se vean del todo apoyado por las facilidades políticas. En sintonía con esto, podemos encontrar que, mientras que las eléctricas gozan de grandes subvenciones en la creación y manutención de sus plantas, el gobierno rebajó en un 30% los subsidios para los proyectos fotovoltaicos ya implementados.

A causa de esta reducción aplicada por el Ministerio de Industria
para poder ahorrar una decena de fondos internacionales (con una inversión que representa 3.000 millones en plantas solares fotovoltáicas en España) se escribió una carta al presidente del gobierno rogándole que no rebajara las primas a estas instalaciones; Entre los redactores pudimos encontrar a HgCapital, Hudson Clean Energy, 9Ren, NIBC Infraestructure Partners, Hazel Capital, Impax o Ampere Equity Fund.

Esta medida no fue del todo acertada, ya que se trata de un sector que podría darnos jugosos beneficios en el futuro y, a la vez, por el golpe que supuso la retirada de una subvención a un proyecto ya implementado, lo cual no aporta una buena imagen internacionalmente llevando a la pérdida de confianza de los inversores en el sistema español.

Así mismo, otro punto importante aquí es la exposición que los bancos españoles pueden estar experimentando al sector. Se habla de que pueden tener 15.000 millones de euros, por lo que, de tomarse estas medidas, se verían en entredicho.

Pasando ahora nuestra atención al sector del viento podemos decir que el incremento de la potencia de origen eólico en la red eléctrica en España está aumentando de manera notable. España ocupa el segundo puesto mundial en energía eólica, detrás de la inalcanzable Alemania, y el potencial estimado para los próximos años es de unos 10/15 GW.

CC.AA.Kw INSTALADOS
Galicia2.452.480
Castilla La Mancha2.008.880
Castilla y León1.690.310
Aragón1.346.460
Navarra966.530
Andalucía545.000
La Rioja408.620
Asturias162.350
Canarias146.620
País Vasco144.870
Cataluña144.140
Murcia54.970
C. Valenciana20.490
Baleares3.200
Cantabria0
Extremadura0
Madrid0
TOTAL10.094.920

Potencia eólica instalada en España, Enero 2006

Fuente: Sdeo Consultores y elaboración propia


Al igual que en el caso que anteriormente citábamos, gozamos de unas favorables condiciones a la hora de desarrollar proyectos en este sector y, además, tenemos unas ventajas comparativas que sería bueno aprovechar ampliando la inversión, tanto pública como privada. De todos modos, nuestro posicionamiento a nivel mundial está bien amparado en una consolidada posición.