Era la única referencia que se esperaba marcara el rumbo de la jornada y, al decepcionar, no ha conseguido que los mercados americanos abran con optimismo. El Dow Jones sube un 0.06% y abre en los 13.201 puntos. El S&P500 cede un 0.02% - a 1412 puntos- en tanto que el tecnológico avanza por encima del 0.1%. Una tendencia que se produce después de que los pedidos de bienes duraderos subieran en febrero un 2.2%, por debajo del 3% esperado por el mercado. En el mercado de divisas, el euro pierde posiciones frente al dólar, en las 1.33 unidades.
Los índices americanos cotizan con signo mixto en la apertura después de que el departamento de comercio de Estados Unidos haya dado a conocer el dato de pedidos de bienes duraderos del mes de febrero, que subieron un 2.2%. Por debajo del 3% esperado. En la parte de pedidos, excluyendo transporte, la cifra subió un 1.6%, dos décimas menos de lo previsto. Un dato que se ha publicado un día después de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijera en una entrevista de televisión que es demasiado pronto para cantar victoria en la economía pues la tasa de paro es todavía alta. El pasado martes Bernanke dijo que la economía estadounidense necesitaba una política monetaria acomodaticia para mantener la tasa de paro cerca del 8.3%.

Bajo ese paraguas abren los índices americanos. El Dow Jones avanza ligeramente en torno a los 13.201 puntos. El S&P500 cede un ligero 0.02%, hasta los 1412 enteros, mientras que el tecnológico es el índice que consigue consolidar su tendencia alcista y, con subidas del 0.13%. abre en los 3.124 puntos.

En el plano empresarial, Bank of America suma un 0.7%, hasta los 9.66 dólares después de que ayer se viera penalizado con más del 3% de caída. Esta mañana la prensa publica que Goldman Sachs ha acordado hacer cambios en la estructura de su consejo con el fin de persuadir a un fondo de pensiones. Los títulos de la entidad superan el medio punto porcentual de revalorización, hasta los 126.88 dólares.

El mismo diario, The Wall Street Journal, además se hace eco del interés mostrado por Kraft hacia Israel. Un mercado que le abriría la puerta a Oriente Medio ante la baja demanda registrada en mercados como el de EEUU o Europa. Una región que apenas representa un 1.5% de la demanda global, pero para el que se prevé un crecimiento en torno al 5-10% este año.  Los inversores de la alimentaria reciben con compras la noticia y, con subidas del 0.6%, cotiza en los 487.99 dólares.

Además Family Dollar ha publicado un beneficio por acción de 1.15 dólares en su segundo trimestre fiscal, por encima de los 1.13 dólares previstos. Los títulos de la compañía superan el 1% de revalorización, hasta los 59 dólares por acción.