Ansiada volatilidad. Los inversores asiduos al riesgo han abierto la semana con una sonrisa gracias al vaivén del Ibex 35 que cierra en plano y ajeno a las ganancias superiores al punto porcentual de Europa. Las pérdidas –aunque moderadas- en Wall Street no hacen sino aumentar el nerviosismo sobre la incertidumbre de la zona euro; más aún después de que el gobierno chipriota se haya visto obligado a rescatar al segundo banco del país. El segundo semestre del año comienza y no vaticina nada nuevo bajo el sol en la Plaza de la Lealtad.

Primer día del mes de julio y el Ibex 35 ya ha dejado atrás la euforia desatada tras los acuerdos de la Cumbre del pasado viernes. Nada de esfuerzos masivos puesto que el selectivo nacional abre la semana en plano con unas ganancias del 0,31% hasta los 7.124 puntos. Entre los valores destacados, lo hacen y con mucho Red Eléctrica –detrás, como siempre- la rumorología que viene esta vez desde Asia- con un repunte cercano al 5%, seguido de Sacyr Vallehermoso y su homóloga en aquello de las penas, Gamesa, con subidas que rondan el 3,5%.

Por el contrario, y a la cola del Ibex, otra constructora, como es el caso de ACS que se deja por el camino casi dos puntos porcentuales y seguida de Indra, abajo un 1,5%.

La gran banca se decanta en este lunes por las pérdidas, especialmente significativas en el caso de BBVA que cede un 0,3%, mientras que el Banco Santander cierra en plano y, del otro lado, destaca Caixabank que destaca con unas ganancias del 1,5% a pesar de las dudas que pesan sobre la eurozona y que han hecho resentirse a Wall Street. La última hora proviene de Chipre cuyo gobierno ha tomado el control del segundo mayor banco del país, Laiki Bank, a través de la compra de 1.796 millones de euros en acciones de la entidad con lo que pasa a ser propietario del 84% de la misma.

En Europa y a pesar del parqué neoyorquino, el mes de julio ha comenzado con ganancias superiores al punto porcentual tanto en el caso del Dax Xetra germano como del Cac 40 parisino con la banca en las primeras posiciones y especialmente destacado se encuentra Crédit Agricole que suma cerca del 7% haciendo caso omiso a la negativa de Finlandia y Holanda para abrir el camino a la compra de bonos por parte de la Unión Europea.