La productividad de los trabajadores de Estados Unidos aumentó más de lo previsto en el segundo trimestre. Se trata de otro dato positivo que los analistas interpretan como un síntoma más de mejora en la economía de Estados Unidos.
La producción por hora de los empleados estadounidenses se incrementó en el último mes llegando a la tasa interanual de una subida del 0,9% con respecto al pasado año, después de que en los tres meses anteriores se sufriera una disminución del 1,7%, según ha informado hoy el Departamento de Trabajo en Washington.

Las estimaciones de los expertos cifraban el aumento en un 0,6%, por lo que los datos que se han presentado están por encima de lo que se había considerado. Asimismo, los gastos por trabajador aumentaron a una tasa del 1,4%, también superior a lo que esperaban los analistas.

Incluso con esta subida en el segundo trimestre, la productividad no ha mostrado cambios con respecto a los 12 meses hasta junio, encontrándose por debajo del promedio anual del 2,4% en el periodo de 2000 a 2011, según ha elaborado el informe.

Por otra parte, las empresas están llegando al límite de la cantidad de la eficiencia que pueden extraer de su personal existente, una señal de que pueden asumir más trabajadores una vez que las ventas crezcan rápidamente.

"La productividad está creciendo a un ritmo muy lento", dijo Guy Berger, economista de RBS, que proyectó un aumento del 0,8%. "Estamos en un entorno donde las empresas les resulta muy difícil conseguir una mano de obra eficiente. Pudimos ver más contratación, pero la mala noticia es que si eres un trabajador, tu sueldo apenas se incrementa", añadió.