Esta semana los grandes bancos tendrán que confesarse ante el mercado. Los expertos pronostican caídas de beneficios en los resultados de 2011 para ambas entidades, afectadas, especialmente, por las provisiones que tendrán que hacer para pasar con nota la reforma financiera española y el examen de la EBA. Escudriñamos qué cifras manejan los expertos, cómo lograrán llevar a cabo estas dotaciones o cómo afectará esto al inversor.

Alfombra roja sobre el parqué español para recibir los resultados del ejercicio 2011 de Banco Santander hoy y de BBVA el jueves. Los expertos lo tienen claro, ambos bancos presentarán unas cuentas negativas afectadas en gran parte por las provisiones que habrán dotado para hacer frente a las exigencias que vienen de Europa y desde la propia España. Por ejemplo, el consenso de analistas consultados por Bloomberg estima que el Santander ha ganado en 2011, 7.179 millones de euros, más de 1.000 millones menos que en 2010, lo que redunda en un ajuste del beneficio superior al 10%. No obstante, los expertos consideran que podría estabilizar sus cuentas en 2012.

En el caso de BBVA, los expertos consultados por Bloomberg manejan un beneficio neto ajustado de 2011 de 7.638 millones y una caída del beneficio por acción en torno al 27%. Sin embargo, también confían en que pueda remontar la situación durante este ejercicio y los beneficios vuelvan a crecer, a tasas próximas al 5%.

Para ambas entidades, Covadonga Fernández, analista de Selfbank, espera “debilidad de márgenes. Teniendo en cuenta los tipos de interés bajos y la debilidad de la actividad crediticia que hará que mermen los ingresos. Además, los costes continuarán deteriorándose el ratio de créditos frente a los depositos. Continúa la guerra por los depositito, a pesar de la inyección del BCE, que supuso un alivio y tiene que continuar los próximos meses para facilitar la liquidez. Al final la financiación de la banca española es muy complicada, con el interbancario cerrado y la cara captación de depósitos”.

EBA y reforma financiera española, ¿cómo les afectará?
Pero sus resultados de 2011 no serán las únicas cuentas que tendrán que rendir las grandes entidades bancarias de nuestro país. Este primer semestre se plantea crucial para la banca española, ya que, en junio, tendrán que mostrar ante la Autoridad Bancaria Europea (EBA) que han logrado llegar al 9% de core capital y han conseguido realizar dotaciones exigidas.

La entidad presidida por Emilio Botín tenía que realizar dotaciones por valor de 15.302 millones para lograr el porcentaje de capital de máxima calidad exigido, y ya lo cumple de sobra. Este mismo mes admitió que su core capital se situaba en el 9,76% y que a mediados de año pretendía alcanzar el 10%.

Sin embargo, la mayor y más temida incógnita es por dónde pasará la reforma financiera que ponga en marcha el Gobierno español. Se prevé que este viernes salgamos de dudas y, a día de hoy, sin datos firmes sobre la mesa, los expertos descuentan que el Ejecutivo obligue a realizar coberturas por un 60% de la cartera inmobiliaria. Santander tiene una exposición total al sistema inmobiliario de 32.930 millones de euros y una cobertura actual del 30% (5.329 millones), por lo que, para cubrir el 60% de esta rama, tendría que aprovisionar 5.499 millones más, hasta un total de 10.828 millones, según el departamento de renta variable de La Caixa. Aún así, no parece que esto vaya a ser un gran problema para la entidad cántabra que “podría realizar una provisión adicional de 5.500 millones, cifra que en un solo año ya estaría absorbida vía resultados”, según La Caixa. También podría acelerar la limpieza de su balance “reservando una cifra próxima a los 1.790 millones de ganancias del último trimestre de 2011 y 600 millones de este primer trimestre, procedentes de la venta parcial de su negocio de consumo en EE.UU. y desinversiones en el negocio asegurador en Latinoamérica y bancario en Colombia”, explica Javier Flores, responsable servicio de estudios y análisis de ASINVER.

BBVA, por su parte, tenía que dotar 6.329 millones para cumplir con la EBA. En octubre ya lograba superar el 9% de core capital (alcanzaba el 9,1%), por lo que las exigencias que le haga cumplir el Gobierno español también serán las que más pupa le hagan. En este caso, la exposición al sector inmobiliario alcanza los 21.888 millones de euros. El ratio de cobertura actual de esta rama es del 29%, por lo que, para alcanzar el 60% que se prevé que sea necesario, tendrá que proveer 3.899 millones más, hasta los 7.594, según datos de La Caixa. Estos expertos también pronostican que la entidad presidida por Francisco González podría absorber este ajuste sin grandes problemas vía resultados y venta de activos. En concreto, esperan “saneamientos adicionales de 3.900 millones y plusvalías latentes de 500 millones provenientes de la participación del 5,5% en Telefónica”.

Dividendos, en el punto de mira para el recorte
Si se confirma que ambas entidades aumentan provisiones muy probablemente reduzcan el dinero destinado al pay-out, es decir, a retribuir a sus accionistas. Santander, por ejemplo, tiene un precedente en su filial, Banesto, que ya tuvo que pegar un tijeretazo a su dividendo de 2011 hasta recortarlo un 48%. Aún así, que no cunda el pánico pues, si cumple con lo que promete, la entidad se comprometió en diciembre mantener el dividendo de 2010 y repartir, por consiguiente, 0,60 euros por acción. Y, respecto al dividendo complementario que otorgara en abril o mayo, lo abonará en acciones y, quien quiera el efectivo, tendrá que vender los derechos de la ampliación de capital que se ejecutará para repartir el dividendo. Esperemos que las palabras, en este caso, no se las lleve el viento, como pasó con las promesas de mantener en dividendo en Telefónica por parte de su cúpula.

Según los datos de Facset, BBVA, también repetirá dividendo a cargo de los resultados de 2011 de 0,42 euros por acción.

No obstante, aunque los gigantes del sector no recorten sus dividendos directamente, Covadonga Fernández cree que “sí lo harán indirectamente, mediante el ‘stock divident’, ofreciendo la posibilidad de cobrar el dividendo en acciones en vez de en líquido porque, con ello, consiguen que no salga caja de su balance a la vez que fortalecen su nivel de capital”.

¿Dónde invertir?
Los bancos siguen siendo una de las más arriesgadas inversiones del mercado. No obstante, para quien esté dispuesto a asumir el riesgo, “los grandes bancos son los que mejor aspecto fundamental tienen, ya que pueden aprovisionar con el beneficio mismamente”, dice Susana Felpeto, analista de Atlas Capital, por lo que, “de estar en el sector, apostaría por los grandes y a largo plazo”.
Graciela Vázquez, analista de Orey iTrade, también valora que “los esfuerzos que están llevando a cabo nuestros bancos para sanear sus balances junto con la posibilidad de empezar a ver una mejora de la economía a partir de 2013 otorgará una buena performance en el mercado bursátil. Los grandes bancos españoles están cotizando en zonas de sobreventa y a precios realmente bajos ya que han sido duramente castigados durante el año pasado, por lo que tomaríamos posiciones largas en el sector”.

Si lo que quiere es decantarse por uno en concreto, el que mejor cara presenta al inversor es BBVA. Hartos son los expertos que valoran el mejor aspecto de la entidad vasca. Por ejemplo, los analistas de Société Générale prefieren a BBVA porque ven mayores riesgos en Santander ante el proceso de consolidación bancaria. De hecho, aconsejan salir de Santander, mientras que recomiendan mantener los títulos de BBVA gracias a la mayor calidad de los activos, la rentabilidad y la diversificación geográfica del banco que preside Francisco González.

No obstante, hay que tener muy claro el dudoso aspecto técnico de ambos gráficos, pues los dos valores llevan una temporada intentando romper, sin mucho éxito, sus resistencias. Técnicamente, Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse, indica que “en el caso de Santander encontramos que los precios del valor se están movimiento en un claro canal lateral entre los 5 euros, como zona inferior, y los 6.40, como zona superior. Mientras no veamos una ruptura de esos niveles, no podemos pensar en el desarrollo de un movimiento tendencial y lo más probable es que los precios sigan oscilando en esa banda. Por su parte, a muy corto plazo deberíamos vigilar la zona de los 6 euros, por donde actualmente pasa la directriz alcista principal, ya que, en el caso de perderla, podríamos asistir nuevamente a caídas que lleven al título a buscar zonas de soporte”.

GRÁFICO SANTANDER:




Por su parte, BBVA, “si bien técnicamente parece que ha roto claras zonas de resistencia, la situación de mercado actual, invita a ser muy cautos y a vigilar que no perfore en primer lugar la directriz alcista más acelerada que encontramos en los 6.80 euros, y que tampoco vuelva a cotizar por debajo de la antigua zona de resistencia, actual soporte, que encontraríamos en 6.60. Esa situación podría catapultar al valor a buscar los 5.80 euros”.

GRÁFICO BBVA:


Según las recomendaciones de inversión de distintas casas de análisis en los últimos 3 meses, el precio objetivo medio de Santander estaría en los 6,63 euros, mientras que el de BBVA estaría en los 7,43 euros. Teniendo en cuenta el cierre del lunes (5,98 y 6,74 euros, respectivamente), la entidad cántabra tendría un potencial de revalorización del10,86% y la vasca de, 10,23%.


 PER SANTANDER Y BBVA: (Fuente Bloomberg)
ENTIDADPER 2011PER SECTOR 
PER ESTIMADO 2012EPS/ETS
SANTANDER6,5510,86,90,90/0,89
BBVA7,710,87,90,88/0,849