El Banco Santander, que ha puesto a la venta inmuebles en España por un valor de 4.000 millones de euros, tiene "casi cerrada" la venta de la mayoría de estos a Ponte Gadea, sociedad del empresario gallego Amancio Ortega. La operación, anunciada en junio y que incluye los inmuebles de Santander en España salvo la sede social del Paseo Pereda de la capital cántabra, generará al banco, que permanecerá en los edificios en régimen de alquiler, unas plusvalías de 1.400 millones de euros.
A pesar de que la entidad señala que aún no se ha tomado ninguna decisión con respecto a las varias ofertas recibidas para adquirir estos edificios, fuentes cercanas a la operación consultadas por Efe explicaron que la sociedad del presidente del grupo textil Inditex -al que pertenece Zara- tiene "casi" adjudicados tres de los cinco lotes en los que se han agrupado los inmuebles. Estos lotes incluyen, entre otros activos, 11 edificios singulares, incluyendo el ubicado en el madrileño Paseo de la Castellana y emblemáticos inmuebles en Barcelona, Zaragoza, Valladolid, Mallorca, Bilbao, Oviedo, Valencia, Sevilla y Málaga, hasta un total de 86.000 metros cuadrados. Esta parte de la venta podría quedar cerrada la próxima semana, mientras que la decisión sobre los otros dos lotes, que incluyen la ciudad financiera de Boadilla del Monte y más de 1.200 oficinas, no se tome hasta mediados de noviembre. A finales del pasado septiembre se cerró el plazo para recibir ofertas por la totalidad de los inmuebles por parte de, entre otros pujantes, General Electric, Deutsche Bank, Goldman Sachs y Ortega, que durante el segundo trimestre de 2007 ha entrado en el capital del banco. Algunas de estas eran "globales" por los cinco lotes, por lo que ahora se negocia con las inmobiliarias y entidades interesadas en hacerse sólo con los lotes uno y cinco. Cuando anunció la operación, la entidad señaló que este cambio de estrategia en cuanto a inmuebles se debe a que "encaja desde el punto de vista financiero", ya que tener inmuebles consume mucho capital y es mucho más rentable permanecer en los edificios en régimen de alquiler, puesto que se puede deducir fiscalmente. Las plusvalías se destinarán a pagar los cerca de 19.900 millones que le costará la adquisición de la parte de ABN Amro por la que ha ofertado, el italiano Antonveneta y el brasileño Banco Real. El consorcio formado por el Santander, el Royal Bank of Scotland (RBS) y el belga-holandés Fortis declaró hoy "incondicional" la oferta de compra de todas las acciones que han respaldado su oferta por el ABN Amro. Este anuncio significa que el próximo 17 de octubre el Santander y sus socios se convertirán oficialmente en los nuevos propietarios del grupo holandés.