Banco Santander ajustó a la baja sus previsiones de créditos morosos para el conjunto del año tras la presentación de los resultados correspondientes a los nueve primeros meses del año. "En julio dijimos que podríamos cerrar con una tasa de morosidad en torno al 3,5 por ciento y ahora pensamos que vamos a estar por debajo de eso, en el entorno del 3,3 por ciento ó 3,25 por ciento", dijo Alfredo Sáenz, en rueda de prensa.