Banco Santander Brasil acumula una revalorización en lo que va de año de casi el 40%, al tiempo que la subida del banco en el mercado español no alcanza el 14%. Mientras que España cada vez supone un menor porcentaje de las cuentas de la entidad, el negocio brasileño cada vez tiene más peso, a pesar de la devaluación del real. Precisamente este es uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el grupo liderado por Ana Patricia Botín.

Con una rentabilidad por dividendo del 4,20%, Banco Santander Brasil se dispara casi un 40% en lo que va de año.

La subida bursátil está respaldada por los números que el grupo presidido por Ana Patricia Botín ha logrado en el país. Y es que el beneficio atribuido en Brasil alcanzó los 1.902 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento del 34% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Además, hasta septiembre, el margen de intereses subió un 17%, mientras que el margen del pasivo crece un 35% y el del crédito un 11%, ambos soportados por los mayores volúmenes y spreads.  Las comisiones suben por mayor actividad y vinculación: las de tarjetas avanzaron un 29%, adquirência, un 25%, cuentas corrientes, un 20%, y seguros, un 18%.

Solo en el tercer trimestre el beneficio atribuido de Banco Santander Brasil fue de 659 millones de euros, un 13% más que en el trimestre anterior, muy apoyado en los ingresos (margen y ROF).

Y al mismo tiempo, los resultados de Banco Santander en Brasil van de la mano de la economía brasileña. En la presentación de las cuentas, la entidad resaltó que el país retornó al crecimiento en el segundo trimestre. La inflación se moderó al 2,5% y el banco central siguió relajando la política monetaria, dejando la tasa Selic en el 8,25%. En el tercer trimestre el real se apreció un 3,4% frente al dólar y se depreció 0,1% frente al euro.

Sin embargo, su elevada exposición al mercado brasileño es uno de los principales riesgos del banco que dirige Ana Patricia Botín.

Hace unos días, un informe de estabilidad financiera del Banco de España, señala riesgos en los mercados como Brasil, México y Turquía, que podría afectar no solo ya a Banco Santander, sino también a otras grandes compañías como BBVA o Telefónica. 

"Los grandes bancos españoles tienen mucha exposición a países de fuera de España no sólo emergentes sino porque además tenemos el foco de Cataluña que afecta los grandes, por extensión. A nivel técnico veo mejor el comportamiento que está teniendo Banco Santander, se mantiene en la tendencia alcista. Si nos fijamos en  velas mensuales, es una situación que a priori justificaría un mejor comportamiento técnico pues una vez superada esta directriz bajista ha tenido diferentes apoyos que han servido de entrada para los compradores y, por tanto, es una zona importante: zona no inferior a los 5 euros que no debería perderse", explica el analsita de CMC Markets,José Luis Herrera, en declaraciones a Estrategias de Inversión.

 

Sobre la situación macroeconómica en España, Banco Santander destacó en sus cuentas que el país crece encima del 3% de forma sólida y equilibrada pero advirtió de que en el tercer trimestre se aprecian algunos signos de moderación en la creación de empleo y en la confianza. La inflación se situó en el 1,8% en septiembre.

La diferencia entre Brasil y España se hace notar en el peso que cada uno de los países tiene en las cuentas del grupo. Y es que mientras que la aportación de Santander Brasil al beneficio del grupo es del 26%, la de España solo supone el 15% del total.

 

Entre enero y septiembre, la aportación nacional a los beneficios del grupo fueron 914 millones de euros,  un 16% más que en el mismo periodo anterior. El aumento de las comisiones fue del 13%, con buen comportamiento de las principales líneas, tanto en banca comercial como en mayorista, que compensan la presión sobre el margen de intereses y los menores ROF.

El crédito nuevo aumentó significativamente, con un crecimiento del 30% en hipotecas y del 14% en crédito al consumo, al tiempo que la morosidad bajó en 83 puntos básicos, hasta el 4,99%, en los últimos 12 meses.

Y todos estos datos sin tener en cuenta al Popular. La entidad generó una pérdida atribuida de 122 millones de euros por un cargo no recurrente de 300 millones de euros registrado en el tercer trimestre para costes de integración.

Con todo, el grupo bancario obtuvo un beneficio atribuido de 5.077 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un aumento del 10% con respecto al mismo periodo de 2016, según ha informado este jueves la entidad.

En el mercado español, con una rentabilidad por dividendo del 3,74%, Banco Santander sube casi un 14% en lo que va de año.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión dan a la entidad puntuación de 6 sobre 10, compañía que se encuentra en fase de consolidación, con una tendencia bajista en el medio plazo pero alcista en el largo y una volatilidad decreciente en ambos periodos.

A cierre de octubre la entidad tenía una puntuación de 10 sobre 10, que se ha visto deteriorada por los descensos de noviembre. Y es que en lo que va de mes Banco Santander se deja un 5,63% de su valor.