Sacyr Vallehermoso ha confirmado que podría optar por una segunda oferta por Eiffage, tal como le exige el regulador bursátil francés, AMF. Lo hará si fracasa en su intento de anular por las vías legales el veto de AMF a su oferta inicial. Sacyr presentaría en solitario su oferta, lo que supondría un desembolso de 7.900 millones de euros por un 66,7 por ciento de Eiffage.
La prioridad de Sacyr Vallehermoso es conseguir una sentencia judicial que le sea favorable y no descarta recurrir a la Comisión Europa, aludiendo a un bloqueo a la libre circulación de capitales. El regulador bursátil francés AMF concluyó el pasado martes que la opa en acciones lanzada por Sacyr Vallehermoso sobre Eiffage no es válida. Considera que el grupo español actuó en concertación con otros accionistas y que deberá presentar una oferta en efectivo por la compañía francesa, según una valoración del organismo. En abril Eiffage privó a 89 de sus accionistas de derechos de voto en una junta general, acusándoles de actuar de manera concertada con Sacyr sin haberlo declarado para apoderarse del grupo francés. Sacyr presentó una demanda contra esta decisión en el tribunal mercantil de Nanterre, que debe pronunciarse sobre el asunto este jueves.