El Tribunal de Comercio de Nanterre ha aplazado hasta el 6 de septiembre la decisión sobre el contencioso que enfrenta al grupo francés Sacyr y a algunos de sus principales accionistas españoles, en particular Sacyr, por la privación de derechos de voto. Una vez escuchadas las partes, los jueces han decidido fijar esta fecha para una nueva audiencia, en la que se fijará un calendario para que unos y otros presenten sus argumentos. Las dos partes se enfrentan a raíz de la decisión de la mesa de la junta de Eiffage del pasado 18 de abril de privar de derechos de voto a 89 accionistas españoles, que representan en conjunto el 17,6 por ciento del capital.
La mesa de la junta, controlada por la dirección de Eiffage, justificó esa medida contra esos 89 accionistas con el argumento de que actuaban de concierto con Sacyr, que es su primer accionista con un tercio del capital, para hacerse con el control del que es el "número tres" francés de la construcción y las concesiones. El Tribunal de Comercio de Nanterre ha instado a las partes a que, de aquí a la fecha fijada, presenten sus conclusiones sin que se convoquen nuevas audiencias sólo para esa formalidad. También ha anunciado que examinará de forma conjunta la cuestión de si la junta era competente para privar de derechos de voto y la de si hubo acción de concierto. En la audiencia de hoy ha comparecido un representante de la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) que se ha limitado a entregar el dictamen emitido el pasado martes, en el que trataba esos dos asuntos, y sobre todo, rechazaba la oferta de Sacyr sobre los dos tercios del capital de Eiffage que no controla.