El grupo de artículos de lujo Richemont obtuvo un beneficio atribuido de 1.090 millones euros en el último año fiscal que concluye el 31 de marzo.

El dueño de firmas como Cartier o Montblanc ganó, por tanto, un 81% más respecto al ejercicio anterior.
 
Gracias a la recuperación del sector, la firma con sede en Ginebra informó hoy de que su cifra de negocio creció en todos los sectores y en todas las regiones, con un aumento total del 33%, hasta los 6.892 millones de euros.

El beneficio operativo se situó en los 1.355 millones de euros, un 63% más que en el mismo periodo del año anterior.