El grupo químico francés Rhodia ha alcanzado un beneficio neto de 59 millones de euros en el primer trimestre, frente a una perdida de 36 millones en el mismo periodo de 2006. Los costes de reestructuración financiera y de explotación han pesado a la baja, mientras que el efecto favorable de las plusvalías de cesiones han apoyado las cuentas.
La facturación de Rhodia ha alcanzado los 1.260 millones, un 4,7 por ciento más que hace un año. Esta progresión refleja el impacto del crecimiento de los volúmenes (+5%) y del alza de los precios (+5%), mientras que el efecto de los tipos de cambio fue negativo (-5%) debido a la apreciación del euro frente a la mayor parte de las otras monedas. El EBITDA recurrente trimestral de Rhodia aumentó un 27% para situarse en 205 millones, frente a los 161 millones de hace un año, y su resultado operativo creció un 88%, hasta los 130 millones. El flujo de caja libre estaba en -95 millones, mientras que la deuda neta consolidada se situaba en 1.792 millones, frente a 1.949 millones al 31 de diciembre de 2006. Sobre sus perspectivas para el año, el grupo indicó que las condiciones del mercado siguen "satisfactorias" con un "buen nivel" de actividad y precios, en un entorno que continúa marcado por "precios elevados de materias primas y energía". Para el ejercicio, Rhodia confirmó sus perspectivas de una "fuerte" progresión de su EBITDA recurrente y una generación de flujo de caja libre positivo.