Las reservas de petróleo en Estados Unidos bajaron en 8 millones de barriles en la semana pasada y se ubicaron en 305,2 millones de barriles, anunció hoy el Departamento de Energía. Los expertos preveían un descenso en torno al millón de barriles o por debajo de esa cifra en las reservas de petróleo crudo.
La información causó una alza de los precios del crudo y en el mercado de Nueva York el precio del barril subía, tras conocerse estos datos, 1,50 dólares hasta 89,82 dólares. La agencia informó de que, con esta disminución del 2,6%, las reservas de crudo se encuentran en "la mitad alta del promedio" para esta época del año. En la semana anterior las reservas eran de 313,2 millones de barriles. Tras este descenso, las reservas se encuentran un 8,8% por debajo de hace un año. Por lo que se refiere a los inventarios de gasolina, el informe precisa que subieron en 4 millones de barriles (un 2%), por encima de lo esperado. Tras este ascenso, las existencias de gasolina se situaron en 200,6 millones, frente a los 196,6 millones de la semana precedente. Las reservas de combustible para calefacción subieron en 1,4 millones de barriles (1,1%) y se ubicaron en 132,3 millones de barriles frente a los 130,9 millones de barriles de la semana anterior. Estas cifras excluyen la Reserva Estratégica de Petróleo del Gobierno de EE.UU., que cuenta con 695,4 millones de barriles, comparado con los 694,8 millones de barriles de la semana anterior. El total de existencias de crudo y productos refinados en EE.UU., incluida la Reserva Estratégica, alcanzó la pasada semana los 1.697,3 millones de barriles, frente a los 1.700,5 millones de barriles de la semana anterior.