Una amplia mayoría de los ministros de los trece países de la OPEP se inclinaba hoy en Abu Dhabi, poco antes de abrirse aquí una reunión extraordinaria, por no modificar ahora el nivel de su oferta de crudo y volver a encontrarse antes de marzo para revisar nuevamente la situación del mercado. Los ministros parecían optar por la cautela después de que el Comité de Vigilancia del Mercado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) concluyera una reunión esta mañana con la recomendación de "no aumentar" la producción.
Momentos antes de iniciar su 145 conferencia ministerial, los delegados se mostraron preocupados por la desaceleración de la economía en Estados Unidos y en todo el mundo, y las perspectivas de que esto afecte negativamente a la demanda de petróleo, así como por la fuerte depreciación del dólar frente al euro y otras divisas. "Creo que hay un consenso en relación a esta materia, las condiciones del mercado creo que todos las compartimos", dijo a la prensa el ministro venezolano de Petróleo y Energía, Rafael Ramírez, poco antes de abrirse en esta ciudad la 146 conferencia ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). "Sería muy apresurado, no habría razón alguna para aumentar la producción en este momento", añadió, aunque consideró probable la convocatoria de una nueva reunión extraordinaria en enero para volver a reunirse. No obstante, el ministro venezolano reconoció que la reunión oficial aún no había comenzado, y que las delegaciones de los trece países de la OPEP debían aún discutir y evaluar la situación. Su homólogo qatarí, Abdullah bin Hamad Al Attiyah, reiteró su opinión de que "el mercado está muy equilibrado". "No creo que haya pánico para más crudo, así que tenemos que tener mucho cuidado", destacó. El ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, señaló que "el asunto ahora no es la falta de crudo", sino "la preocupación por la economía, preocupaciones por la geopolítica, y la devaluación del dólar". Además, recordó que el último aumento de la producción de la OPEP (de 500.000 barriles diarios, acordado en septiembre y que entró en vigor el 1 de noviembre) no surtió el efecto deseado de impedir la escalada de los precios del petróleo, que estaban a menos de 75 dólares/barril y subieron en dos meses y medio hasta los umbrales de los 100 dólares por barril. "La ultima vez hicimos un gesto, que no tenía ninguna relación con la demanda real, y vieron lo que pasó", dijo. El único ministro que no quiso pronunciarse abiertamente a favor o en contra de un aumento de la oferta fue el de Arabia Saudí, líder natural de la OPEP por ser el mayor exportador mundial de crudo. "Aún no nos hemos encontrado, voy a repetirlo: esta es una organización profesional, vamos a examinar la información actual que disponemos. Vamos a decidir de acuerdo a ella", dijo el titular saudí de Petróleo, Ali I. Naimi, y "les puedo asegurar que si el mercado (..) merece un incremento, se hará. Pero si no lo merece, no se hará", añadió. Naimi reconoció estar "preocupado sobre el total de la demanda mundial (de crudo). Nunca la vimos tan baja", dijo. Se espera que la reunión de hoy finalice hacia las 15:00 hora local (11:00 GMT), según la planificación tentativa del secretariado de la organización.