El director general de Operaciones Repsol YPF, Miguel Martínez, calificó hoy de "estratégica" la participación del 30,8% que la petrolera hispano-argentina tiene en Gas Natural debido a la complementariedad de sus negocios a su posicionamiento en Latinoamérica. Durante la conferencia con analistas en la presentación de los resultados de los nueve primeros meses del año, Martínez explicó que contar con un aliado como Gas Natural reduce el riesgo de sus actividades de exploración y producción, ya que el acceso al consumidor final garantiza la venta del gas.
Los proyectos de gas natural licuado (GNL) tienen un elevado coste y su rentabilidad se puede ver comprometida ante un cambio brusco en la demanda, un riesgo que limita en parte la base de clientes de la compañía que preside Salvador Gabarró. El nuevo Plan Estratégico anunciado por la gasista el pasado martes se marca como objetivo alcanzar un total de 16 millones de clientes (puntos de suministro) en el año 2012 en todos los mercados en los que opera. Asimismo, el directivo indicó que Gas Natural es también una inversión financiera y se mostró confiado en que la revalorización de la acción todavía tiene recorrido, a pesar de que en el último año y medio la empresa ha duplicado su valor bursátil. Según su análisis, Gas Natural será uno de los actores principales en la reorganización del panorama de las empresas de servicios básicos (utilities) de Europa, donde en los próximos años quedarán unas seis o siete grandes compañías. Por último, Miguel Martínez destacó que Gas Natural está bien posicionada en el mercado latinoamericano. El pasado 18 de octubre el banco de inversión Merrill Lynch elaboró un informe sobre Repsol YPF en el que afirmaba que la petrolera podría vender en el primer trimestre de 2008 el 31% que posee de Gas Natural. Por otro lado, el director de Operaciones de la petrolera reiteró que el nuevo Plan Estratégico 2008-2012, que se presentará antes de que acabe el año, se basará en el crecimiento orgánico y en el desarrollo de los más de 30 proyectos que tiene la compañía en marcha en todas las áreas de negocio. No obstante, la compañía estará atenta a las oportunidades del mercado, pero no acometerá ninguna operación "que destruya valor para los accionistas". En cuanto a la venta de parte de su filial argentina YPF, Martínez señaló que se cerrará en el primer semestre de 2008 e indicó que la operación sigue su curso y está en la fase de ajustar la financiación por parte de los bancos. La petrolera hispano-argentina quiere dar entrada en YPF a un accionista argentino que tomaría una participación inferior al 25% y, posteriormente, realizar una OPV en la Bolsa de Buenos Aires por un porcentaje aproximado de otro 20%. Entre las compañías que mantienen conversaciones con Repsol YPF se encuentra el Grupo Petersen, propiedad del empresario Enrique Eskenazi.