Repsol YPF ha rehusado comentar la noticia de que estaría negociando junto a Royal Dutch Shell con el Gobierno iraní un acuerdo para abandonar la concesión de un megaproyecto de gas valorado en 10.000 millones de dólares ante las incertidumbres técnicas y políticas que rodean el proyecto. A cambio de esto las petroleras buscarían obtener un compromiso por parte de Irán para obtener permisos en otras zonas cuando se reduzca la incertidumbre política. Por otra parte Repsol tampoco ha querido comentar la noticia publicada hoy en El Economista acerca de la renegociación de sus contratos petroleros con el Gobierno libio, que pretende obtener un mayor control accionarial sobre las sociedades que explotan los pozos de petróleo del país. Las acciones de Repsol se dejan un 0,38 por ciento hasta los 26,53 euros.