La petrolera hispano-argentina Repsol YPF negocia con el gobierno iraní, junto a la anglo-holandesa Shell, cambiar una fase de los bloques de exploración de gas incluidos en el proyecto Persián LNG por otra, debido al incremento de los costes. En concreto, las dos petroleras quieren cambiar la fase 13 del Pars Sur, que prevé exploraciones en el mar (off-shore) y forma parte de un yacimiento fronterizo compartido con Qatar, por la 20 o 21, ya que en el último año ha aumentado mucho el coste de la inversión en el sector. Las expectativas de que el precio del petróleo va a continuar alto ha hecho que muchas empresas se replanteen poner en marcha campos de producción que hasta ahora resultaban inviables.
Esta circunstancia ha presionado al alza las inversiones en las instalaciones, ya que las empresas especializadas en estos trabajos son escasas y tienen que atender mucha demanda en trabajos exploratorios. Desde la petrolera hispano-argentina recalcan que los posibles cambios en la parte de exploración de hidrocarburos del Persian LNG no significa ni conduce a un abandono de sus planes iniciales. Repsol YPF y Shell firmaron hace un año un acuerdo preliminar con las autoridades iraníes par desarrollar un proyecto de gas natural licuado, denominado Persian LNG, que incluye el desarrollo de campos exploratorios y una planta de licuefacción de gas. La decisión final de inversión, que estaba prevista para el primer trimestre de este año, todavía no se ha tomado. De hecho, el Persian LNG no forma parte de los diez proyectos concretos identificados por Repsol YPF en su plan estratégico 2008-2012, presentado a finales del pasado mes de febrero.