Tras el varapalo de hoy, en el que también influyó la negativa jornada que se vivió en las principales bolsas mundiales, los títulos de Repsol acumulan ya un descenso anual del 17,39%. Los analistas consultados por EFE explicaron que la salida del BBVA deja a la petrolera en una posición de cierta vulnerabilidad, pues al perder a uno de los accionistas de referencia aumentan las posibilidades de que sea objeto de una opa.