Repsol aprobó este miércoles el pago de su dividendo de 0,4 euros brutos por acción bajo la fórmula del ‘scrip dividend’, dividendo en acciones como se conoce en español, en sustitución de su habitual retribución al accionista. Tras la mejora de la calificación crediticia por parte de Standard & Poor’s (S&P) hasta ‘BBB’, el consejo de administración de la petrolera propondrá en la próxima junta de accionistas la recompra y amortización parcial de las nuevas acciones emitidas.

El máximo órgano de gobierno de la compañía acordó ayer fijar el valor de mercado de la ampliación de capital en 610,9 millones de euros, un 2,6% del capital.

El precio de cotización de las acciones de Repsol que se tomará como referencia para la determinación del precio garantizado al que la compañía se comprometerá a comprar los derechos de asignación gratuita, y del número de estos derechos necesarios para la asignación de una acción nueva será la media de los precios ponderados de la acción en las bolsas españolas correspondientes a los días 5, 6, 7, 8 y 11 de diciembre de este año.

Si se considera el precio de cierre de la cotización de Repsol del martes (15,265 euros por acción), el precio de compra por parte de la compañía de cada derecho de asignación gratuita se situaría en 0,382 euros por derecho y el número de derechos de asignación gratuita necesario para la asignación de 1 acción nueva de la petrolera. sería de 39.

Está previsto que el importe definitivo de estas magnitudes y el resto de información de la ampliación de capital se comunique, mediante hecho relevante, el próximo día 12 de diciembre de 2017.

Los analistas de Renta 4 apunta que es una noticia positiva en línea con lo esperado, y siguen recomendando sobreponderar las acciones de Repsol. Las acciones de la petrolera se revalorizan un 0,26% hasta los 15,45 euros por título.