El equipo de Fórmula 1 Renault SA fue sancionado el lunes con dos años de suspensión en la competición tras admitir que urdió un plan para provocar un choque intencionado en el gran premio de Singapur de 2008. El equipo será descalificado sólo si infringe la normativa de forma similar en ese período.