La Guardia italiana de Finanzas ha realizado registros en la sede del grupo energético Eni y otras empresas del sector. El registro se produce en el marco de una investigación de la Fiscalía de Milán sobre los instrumentos usados en el país para medir la cantidad de gas natural transportada. Las acciones de ENI se dejan un moderado 0,3 por ciento y se colocan a 25,99 euros.
Eni ha señalado en un comunicado que entre las personas investigadas figura el administrador delegado Paolo Scaroni, en calidad de representante legal del grupo. Por parte del grupo Eni, las sociedades implicadas en la pesquisa, que comenzó el año pasado, son Snam Rete Gas e Italgas. Los agentes de la Guardia de Finanzas han registrado las sedes de "varias sociedades" que operaran en el mercado del gas, entre ellas Eni, y se han incautado de documentos, con atención especial a partir de 2003. Los instrumentos objeto de investigación son los denominados venturímetros que sirven para medir la velocidad y, como resultado, la cantidad, de gas que se transporta. Dichos aparatos se utilizan "desde siempre" en Italia y otros países, y "no inciden en las medidas relativas a las facturas de los consumidores", agrega la nota