La inmobiliaria Realia ha perdido 38 millones de euros entre los meses de enero y junio debido a las provisiones de 41,7 millones a las que ha tenido que hacer frente. Estas provisiones han sido destinadas a la depreciación tanto de activos residenciales como de patrimonio. Sus ingresos cayeron un 40% y su ebitda un 49%.